Content feed Comments Feed

NI SECO, NI MOJADOS

martes, 16 de enero de 2018

Hace poco más de un año hubo una sacudida en la política migratoria entre Cuba y EEUU

Martes, enero 16, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello 




LA HABANA, Cuba.- Después de haber transcurrido un año de la decisión del expresidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, de poner fin a la Directiva Presidencial conocida por todos como “pies secos, pies mojados”, la mayoría de los que quieren emigrar de Cuba han olvidado hasta el rencor que tuvieron contra el que fuera en aquel momento el inquilino de la Casa Blanca.


Las personas que quieren salir de la isla, que sin discusión —incluso para la dictadura— son muchas, están preocupadas en buscar otras formas de emigrar, con alternativas para diferentes países, en particular de América del Sur (aunque cualquiera da lo mismo). Es por eso que, descartada la posibilidad que ofrecía esta opción se han dedicado a encontrar alternativas y ni siquiera se lamentan de que no exista la viabilidad que hubo hasta el año 2016.


Las estadísticas sobre la inmigración ilegal en los Estados Unidos de América ofrecen cifras oficiales que van desde 41 523 personas de nacionalidad cubana que cruzaron la frontera con México en el 2016 hasta solo 15 135 que lo hicieron en 2017, lo que implica que ha habido una disminución del 64%, pero sigue siendo el país preferido para los cubanos.


De igual forma, aunque las detenciones en el mar se han reducido en el pasado año en un 71%, aún algunos cubanos, en particular los jóvenes, realizan la travesía y tratan por todos los medios de burlar los guardacostas americanos; incluso con el conocimiento que tienen de mantenerse escondidos durante un año y un día para poder aspirar a que se les aplique la Ley de Ajuste Cubano, o como alternativa solicitar un juicio de asilo político en detención, que se pierden en la mayoría de los casos e implican la posibilidad de deportación, aunque cabría señalar que Cuba se ha negado a recibir más de 37 mil ciudadanos que tienen orden de deportación en Estados Unidos de América.


Y es que, transcurriendo el año 60 de la gerontocracia en el poder, sin ningún cambio en la situación política, económica y social en el país, las personas insisten en buscar un futuro fuera de la isla, para lo cual es muy difícil explorar las vías legales; máxime en estos momentos en que, producto de los ataques de algún tipo, a diplomáticos estadounidenses en Cuba que les han causado severas afectaciones de salud, el Gobierno de ese país ha decidido cerrar —casi de forma total— sus actividades consulares.


Esto ha contribuido a crear una olla de presión dentro de la isla, situación que resulta incómoda para la dictadura y que sabe no resolverá hasta tanto no se llegue a una solución en el diferendo diplomático sobre las personas afectadas.


Como acostumbramos a decir, la pelota está del otro lado de la cancha; pero el régimen nos ha adaptado a ver como repite una y otra vez los mismos métodos y palabras, es por eso que el periódico Granma (Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba) en su edición del viernes 12 de enero, cuando se cumplía el año del último acuerdo migratorio, emitió un suplemento especial que tituló: “El camino para una migración ordenada y segura”.


Plantea el rotativo que la política migratoria se ha usado como un arma contra la Revolución y que ha causado la muerte de personas inocentes, así como que ha dañado a los pueblos estadounidense y cubano. Sin embargo, analiza como algo “normal” que no fue hasta el 14 de enero de 2013 que los cubanos tuvieron la oportunidad de viajar al exterior, sin necesidad de tener una “tarjeta blanca” de autorización, comparable con la carta de libertad de los esclavos. Y cómo también los emigrantes legales debían entregar todo lo que les pertenecía al Estado, hubo un momento que debían hasta abandonar sus viviendas con quince días de anticipación a su salida. Ejemplos hay muchos, y recuerdos desagradables también.


El colmo es que piden se cumplan las 20 mil visas que, según acuerdo bilateral, deben entregarse a los cubanos de forma anual y, como si fuera poco, consideran un obstáculo para la normalización de las relaciones migratorias la permanencia de la Ley de Ajuste


En los últimos días hemos tenido que soportar que la dictadura ponga en las manos del Gobierno de Estados Unidos de América, la responsabilidad de que los cubanos no puedan llevar a cabo la reunificación familiar; pero ni siquiera hace mención a quién los desunió, a cómo se rompió la familia y cuánto se robó; sin dudas hasta el postrero centavo de los que salían del país, desde el mismo inicio del régimen.


No hablan de los más de 50 años de sufrimiento de los nacionales que no podían reencontrarse. Los muertos que no pudieron ser llorados de cerca, los niños que no se conocieron, la cantidad de personas que han querido regresar para visitar a los suyos y no se lo han permitido y tampoco de los que pueden viajar y se les aplica una regulación migratoria.


Para todos es bien conocido que el régimen se defiende echando la culpa al “imperialismo”, con su lenguaje virtual y la manera descarada conque envuelve la mentira para que todos piensen que no pueden ver a sus familiares porque el presidente Trump no se los permite. Es por eso que siempre es necesario hacer un poco de historia.


Es posible que en breve estaremos en presencia de incidentes de cualquier tipo, provocados para inclinar la balanza del lado de la gerontocracia. Por eso es necesario que tanto los cubanos de dentro de la isla, como los del exilio, no le permitamos a la dictadura manipularnos a su antojo y dar una visión distorsionada de esta problemática —al igual que siempre— ante la opinión pública nacional e internacional. En nuestras manos está parar esta propaganda.




CARTA ABIERTA A LA UNIÓN EUROPEA

sábado, 6 de enero de 2018

Distinguidos Estados miembros:

Durante la visita efectuada a Cuba, los días 3 y 4 de enero de 2018, por parte de la Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Excelentísima Señora Federica Mogherini; realizó declaraciones de carácter público que fueron recogidas con beneplácito por los medios de prensa oficiales cubanos, de las cuales se han seleccionado para divulgar, algunas expresiones que puedo asegurarles han molestado mucho al pueblo cubano.

Entre ellas, está lo que constituye una verdadera ofensa para los ciudadanos de nuestro país, en particular para los que han tenido que salir al exilio; los presos y ex presos políticos; los sometidos a hostigamiento por pensar diferente; los que van a prisión sin cometer algún delito, en algunos casos, solo por peligrosidad pre delictiva; los que no tienen un techo donde vivir, ni la esperanza de llegar a poseerlo y hasta los que han muerto en el mar tratando de emigrar. La señora Mogherini dijo: “El vínculo entre Cuba y Europa continúa cambiando, pero las aspiraciones y retos de ambos lados son similares. Ambas partes comparten principios como: la justicia, la libertad y la solidaridad”.

Respetamos la posición de la Unión Europea con relación al embargo, manifestada una y otra vez en la Organización de Naciones Unidas; pero además de la Alta Representante hacer constar que “Rechaza la política de bloqueo de Estados Unidos contra Cuba”, hubiera sido importante para nuestra sociedad que dejara claro también que: “Rechaza la política de bloqueo del régimen dictatorial cubano contra el pueblo sometido y condenado a vivir en la pobreza”.

Explicó: “Independientemente de los cambios de política en Washington el mensaje que traigo aquí es que la relación de la UE (con Cuba) es sólida, estable y confiable”. Al régimen le pareció poco el recado, y aprovechó la oportunidad para añadir una zancadilla: …“con la entrada en vigor del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (con carácter provisional) se dejaron atrás las políticas injerencistas que se inmiscuían en el ordenamiento interno del país”.

Se entiende que la Unión Europea pueda comerciar, tener acuerdos, apoyar cualquier programa en Cuba e incluso inyectar dinero, en estos difíciles momentos financieros de la dictadura; pero lo que no se puede comprender es que se reconozca de forma pública que en nuestro país existen los principios de la democracia, cuando se sabe –a la perfección- que estamos bajo un régimen totalitario, de partido único, para el cual el “socialismo” es la insuperable posibilidad de la sociedad.

Reclamo a los Estados miembros que se rectifiquen todas estas declaraciones y se respete al pueblo de Cuba que ni siquiera tiene voz para protestar.

Atentamente,

 

Martha Beatriz Roque Cabello

 

La Habana, 5 de enero de 2018

   

La crisis es tan escandalosa que al Gobierno no le ha quedado más remedio que reconocerla


Viernes, enero 5, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello | 4 comment count


LA HABANA, Cuba.- Algunos medios internacionales han explicado que Cuba cerró el año 2017 con dos grandes crisis: la financiera y la diplomática con los Estados Unidos de América; pero han pasado por alto otras situaciones que se pueden calificar de críticas dentro del país; baste recordar que hace más de una década atrás se mencionaban —de manera constante— las joyas de la corona “revolucionaria”: la educación, el deporte y la salud.


Los dos primeros sectores, educación y deportes, exhiben de manera pública su deterioro incluso en la arena internacional. Las aulas del nivel primario se han visto ocupadas por maestros improvisados, a los que dan por llamar “emergentes”, que no tienen ni formación pedagógica ni vocación, pero sí de forma general muy mal aspecto en la manera de vestirse y una vulgaridad extrema en la forma de expresarse, lo que ha hecho que continúe enfermándose la sociedad en lo que a moralidad se refiere. Por su parte los resultados deportivos internacionales muestran el desastre en que se ha convertido la formación de atletas en el país, tras la pérdida de una gran parte de las instalaciones que se crearon al efecto y la emigración de muchos de los deportistas.


Sin embargo, la esfera de la salud se mantiene ensalzada, mostrando cifras y “logros” que no se corresponden con la realidad que vive el cubano cuando hace uso del Sistema Nacional de Salud Pública. Se dice que “Cuba ha logrado no solo tener un sistema de salud universal y gratuito, sino alcanzar indicadores tan altos como los de naciones del Primer Mundo”.


La dictadura ha estado festejando que, por décimo año consecutivo, se tiene una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por mil nacidos vivos. No obstante, en los datos mostrados por la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas de Salud nada se dice del índice de fecundidad, porque es bien conocido que la mujer cubana no quiere parir, el número medio de hijos que tienen las generaciones que están en etapas reproductivas, cada vez es menor, debido a todos los problemas de índole social, económico y político que existen en el país.


El pasado año nacieron casi 115 mil niños, pero son 1 900 menos que en el 2016, que ya había reducido el número de partos con respecto al año anterior. La población cubana ha envejecido, lo que no contribuirá tampoco a que aumente el número de mujeres gestantes.


El ministro de Salud Pública (MINSAP), Roberto Morales Ojeda, quien es también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, significó el aumento de la actividad quirúrgica en el país e incluso planteó que el 14% de las cirugías se habían realizado utilizando técnicas mínimamente invasivas.


Lo que no explicó el alto dirigente fue que en los hospitales hay cerrados un número considerable de salones de operaciones por las malas condiciones en que se encuentran y las agonías que pasan los enfermos ingresados e incluso sus familiares, que les tienen que llevar sábanas, almohadas, toallas, ventiladores, cubos para recoger agua e incluso en algunos casos tienen que resolver los medicamentos. Eso sin contar que la comida del hospital está tan mal confeccionada que para muchos resulta imposible de ingerir.


Por los medios se anuncian las reparaciones de diferentes salas y locales en algunos hospitales, pero la voz popular cuenta la anécdota que el ministro antes mencionado fue a revisar una obra terminada en un hospital de la capital, en el municipio 10 de Octubre, en la Sala de Terapia Intensiva, y después de haber salido del lugar se cayó el techo. Algunos de los que lo acompañaban sintieron mucho que no le hubiera caído encima para que pudiera constatar la mala calidad con la que se repara.


El hecho de que haya una gran falta de medicinas y medicamentos, convierte para el régimen en “resultados significativos” el “lograr” producir más de 71 millones de unidades de productos naturales, para aplicar la medicina “tradicional” alternativa.


Las personas se quejan —en particular la población envejecida— no solo de la falta de medicamentos, sino también de las largas colas que hay que hacer que incluso rebasan las 6 horas. Los mecanismos administrativos son tan complejos, que la persona que despacha en la farmacia se demora mucho entre un cliente y otro, ya que tiene que realizar una cantidad de operaciones, entre ellas recibir certificados médicos, elaborar “tarjetones”, llevar el inventario, elaborar el vale y cobrar.


Para la mujer cubana promedio, es un problema incluso menstruar, porque las almohadillas sanitarias que se venden en la red de farmacias, de forma normada, no tienen la calidad requerida; sin embargo, la Empresa de Materiales Higiénico-Sanitario “Mathisa” produce almohadillas para las Tiendas Recaudadoras de Divisa, que tienen mejor calidad. Habría que aclarar que la organización de la venta en las farmacias, de estas “íntimas”, como las conoce la mujer cubana, exige buscar el nombre de las usuarias, en algunos casos en listados, en otros en enormes libros, que cualifican a la persona para poder comprar y además controlar en la libreta de abastecimientos de la cliente.


Los hechos delictivos vinculados a la venta de medicamentos son tan evidentes que el régimen se ha visto en la necesidad de hacerlos públicos. Se han elaborado medicamentos alterando las materias primas, como el metilfenidato, un psicoestimulante, y se comercializó al igual que si se tratara del legítimo, estando involucrados en esta inhumana operación dirigentes y trabajadores del laboratorio farmacéutico Reinaldo Gutiérrez, del municipio Boyeros. Los receptores en su mayoría fueron niños. Aquellos que tomaron este fármaco pusieron en riesgo su salud y los propios funcionarios del MINSAP han dicho que son imposibles de medir los desenlaces que ha tenido este lamentable suceso.


Entidades subordinadas a BioCubaFarma y al Ministerio de Salud Pública han permitido que se cometan delitos de venta de medicamentos en la bolsa negra, incluyendo los conocidos como “controlados”. De los almacenes se sustrajeron dos bultos valorados en unos 4300 pesos moneda nacional, producto de la falta de control y de las violaciones de lo establecido.


En esta cadena de ilegalidades están las farmacias que realizan ventas con precios alterados y sin prescripción facultativa. La Fiscalía General de la República informó que hay menores de edad vinculados a esos hechos. Incluso se detectó la venta de tramadol (analgésico de tipo opioide que alivia el dolor) en el municipio Guanabacoa que procedía de Guantánamo.


Algunas personas comentan que en las 67 naciones con las que Cuba tiene colaboración médica, debe estar una gran parte de los medicamentos que le faltan a nuestro pueblo. El Ministro de Salud Pública explicó en la recién finalizada Asamblea Nacional del Poder Popular que se encuentran en falta 49 medicamentos, de ellos 44 de producción nacional y 5 de importación.


Según el periódico Granma del pasado sábado 30 de diciembre de 2017, todo está tan bien, que se puede “brindar por la salud”, no obstante, es recomendable revisar el líquido con el que se realizará el brindis.


TRUMP Y CASTRO, EMPATADOS A CERO

sábado, 30 de diciembre de 2017

El cambio de mandato en Washington está cercano a cumplir el año

Jueves, diciembre 28, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello



Raúl Castro y Donald Trump


LA HABANA, Cuba.- El capítulo de abrazos entre el régimen dictatorial cubano y el gobierno de los Estados Unidos de América duró bien poco. El ascenso al poder de los republicanos puso fin a algunas de las concesiones que había hecho el hoy expresidente Barack Obama a la gerontocracia que dirige el país, que dejó sobre la mesa 22 acuerdos en diferentes áreas, desde la reanudación de los vuelos directos hasta la colaboración en temas de seguridad.


Claro, para el totalitarismo no fue suficiente. Le quedaron pendientes asignaturas que habían solicitado aprobar como la eliminación del embargo, el fin de las transmisiones de Radio y Televisión Martí y la devolución de la Base Naval de Guantánamo; algo que casi seguro hubiera conseguido si la presidenta de Estados Unidos de América fuera en estos momentos Hillary Clinton.


Sin embargo, el transcurso del año que se cumple en enero para el nuevo inquilino de la Casa Blanca de Washington ha dejado claro que no habrá condescendencias; a pesar de la oposición de algunos miembros del Congreso —de ambos partidos— que han tenido suficiente influencia como para limitar el retroceso que anunció el presidente Trump el 16 de junio en el Teatro Artime de Miami y que, en la realidad, ha dejado en pie una gran parte de la política aprobada por Obama.


Se han concertado nuevos negocios en este período en los sectores de transporte, equipos para infraestructura y agricultura e incluso el turismo. El régimen apuesta porque continúen viniendo al país ciudadanos estadounidenses y que se mejore la cifra de los primeros once meses del año 2017 que ascendió a casi 580 mil turistas. También ha anunciado que existen negociaciones en avance en los sectores de la salud, la energía y la biotecnología.


Cualquiera de los voceros cubanos que haga mención a las afectaciones de la salud de 24 diplomáticos estadounidenses acreditados en Cuba habla del hecho con carácter dubitativo; por ejemplo, lo califica de “supuestas enfermedades”, e incluso Raúl Castro se refirió a ello como “la fabricación artificial de pretextos”. Se declaran inocentes al respecto pero no asumen que lo permitieron, cuando aquí se alardea de tener uno de los mejores servicios de inteligencia del mundo.


Está funcionando desde principios de diciembre la reunificación familiar entre los que viven en la isla y ciudadanos estadounidenses de origen cubano, a través de Colombia, pero el reciente traslado a México de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) el régimen lo ha aprovechado para, en su anuncio, hacer referencia a que el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla había advertido del impacto que tendrían las “medidas políticamente motivadas de Estados Unidos de América” sobre los temas de reunificación familiar y otorgamiento de visas; aunque esta nueva decisión no tiene nada que ver con ello, pero es importante azuzar el fuego contra Trump entre los que quieren emigrar, que son muchos, y además confundir al pueblo, por lo que se piensa que México sustituyó a Colombia en la reunificación familiar.


Aunque según dijo Raúl Castro al cierre del X Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, durante el 6to y 7mo Congreso del Partido Comunista de Cuba, él explicó la conveniencia de limitar a dos términos de cinco años el ejercicio de los principales cargos de la nación; esto no significa un acuerdo, o un dictamen o algo oficial, solo su criterio, que todos sabemos vale mucho. Pero basados en esa opinión, no solo debe abandonar el poder el Presidente de los Consejos de Estado y Ministro, también José Ramón Machado Ventura, que ha sido vicepresidente en sus dos períodos, Ramiro Valdés, Juan Esteban Lazo y algunos otros, incluyendo Ministros que se han posesionado por largos años.


El hecho de que el General Presidente abandone el poder estatal y gubernamental no quiere decir que cese en el poder político; pero se irá con el sabor amargo de dejar la economía y la sociedad en una profunda crisis. Encargó a Marino Murillo Jorge razonar sobre todos los problemas que han enfrentado en la Actualización del Modelo Económico que, según planteó, son más complejos y profundos que lo que habían pensado. Puede decirse entonces que no lo pensaron bien.


También confesó que han gastado mucho tiempo en culminar los documentos del Congreso del Partido que como todos recordamos, no tuvo ninguno y lo realizaron sin haber discutido en la base con los militantes y sin llevar información alguna de lo que estaba sucediendo. Es por eso que desde el 2016 la Comisión de Implementación y Desarrollo trabaja en revisar lo que, según su propio jefe, pensaron resolver en un período de tiempo más corto; pero se adelantaron en la aplicación y se han cometido errores, que han traído como consecuencias indisciplina, corrupción y desviaciones de la idea original.


Dicho de forma fácil de entender, reconocen que “metieron la pata” y tienen que dar marcha atrás en algunas de las cosas que ya habían institucionalizado, lo que constituye una verdadera falta de respeto al pueblo de Cuba.


Si bien Trump no echó todo para atrás, sino solo una parte, el régimen también tiene que darle vuelta a algunas de las cosas que ya había aprobado para mantener su hegemonía política. Por lo que se puede afirmar que en este año de combate están cero a cero.

LA “BURBUJA VIRTUAL”  DE LOS CUBANOS

martes, 26 de diciembre de 2017

Era La “burbuja virtual” de los cubanos

Los de la isla han desarrollado la indiferencia en parte como mecanismo de defensa


Lunes, diciembre 25, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello 



Locutora del Noticiero de la Televisión Cubana vestida de miliciana (Archivo)


LA HABANA, Cuba.- La situación en que vive el pueblo de Cuba en estos momentos es en extremo difícil, sin embargo, el régimen se hace el desentendido y ha creado como una “burbuja virtual” en la cual tiene adentro una sociedad que no es esta; los medios dicen cosas que no son ciertas, sin ningún escrúpulo, y la gente se ha acostumbrado a ver y oír esa sarta de oscuras inexactitudes que casi ya ni molestan. Dentro de la burbuja, para todo aparece una solución, pero en la vida real nunca llega.


Un ejemplo puntual y reciente es el caso del papel sanitario. De manera oficial se aceptó (cuando ya no fue posible ocultarlo) que no hay, dijeron que en noviembre lo abastecerían; pero pasó ese mes y los que viven en el interior de la burbuja —que bien podrían llamarse “burbujosos”—, no hacen referencia ni a lo que prometieron. Al igual que otras muchas cosas ofrecidas, pasa a la lista de lo olvidado, que es muy larga.


Como el lugar donde tienen ubicada la perspectiva de la sociedad es un habitáculo hermético y aislado del exterior, el pueblo no tiene acceso a protestar porque no lo oirán. En definitiva, la “burbuja” puede pensarse como una combinación de la “tierra prometida”, según el libro bíblico de Génesis, con el país de “nunca jamás” (Neverland), una isla ficticia descrita en la novela fantástica Peter Pan donde solo existe la diversión y la felicidad.


Si se celebran “elecciones”, en las que no se elige a alguien, y todo el mundo lo sabe, da lo mismo ir y votar que dejar la boleta en blanco o escribir cualquier consigna antigubernamental. Nadie conocerá nunca la verdad, todo lo que se dice es lo que la dictadura quiere mostrar al mundo; el pueblo lo acepta, sin importarle para nada a quién quitan y ponen, porque en definitiva no va a solucionar sus problemas.


La Asamblea Nacional del Poder Popular se reúne y previo a ello lo hacen las Comisiones Permanentes de Trabajo, sin embargo, los problemas acuciantes que tiene el pueblo no se llevan a discusión para buscarles soluciones, porque saben que no las tienen, verbigracia: la vivienda. La Comisión de Salud y Deporte, tuvo en su agenda revisar el “impacto de la estructura de la Serie Nacional de Béisbol y la participación de atletas contratados en ligas extranjeras. Si no fuera tan tétrico, movería a risa.


Se discutieron en la Comisión de Defensa Nacional las medidas adoptadas para el enfrentamiento a las drogas, pero se refieren a cerrarle el paso a su ingreso en el país, aunque del año 2016 para este, la Aduana General de la República casi duplicó la cantidad de drogas confiscadas, de 30 kilogramos a 57,4. Pero también están los recalos que han significado la ocupación de 4,5 toneladas entre marihuana y cocaína. En particular las regiones de más incidencias son: la costa sur de Pinar del Río, Isla de la Juventud, Camagüey y Guantánamo.


A los “burbujosos” no les ha quedado más remedio que reconocer hechos en el sector educacional. La primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC, Susely Morfa González, en una intervención en el programa televisivo Mesa Redonda se refirió a que las drogas tienen una alta incidencia a nivel mundial en los jóvenes, en aquellos países donde no se articula el enfrentamiento a este flagelo, de manera eficiente, que como es natural no es el caso de Cuba, porque aunque no pasa desapercibido, “no es considerado un problema en nuestra sociedad”.


Es imposible pensar que en este país “perfecto”, proliferen las drogas, pero no obstante se han preparado más de 10 000 promotores que ayuden a instruir sobre el tema, para que los jóvenes no se adentren en ese mundo.


Entre las nuevas soluciones a los viejos problemas, están las normas jurídicas que se han puesto en vigor —de manera reciente— sobre el sistema empresarial cubano (un Decreto Ley y tres Decretos); porque, aunque la Asamblea Nacional del Poder Popular se reúne dos veces al año, en realidad se gobierna por Decretos. Estas normativas jurídicas tienen como objetivo avanzar en el perfeccionamiento del Sistema Empresarial, que se desenvuelve dentro de un Sistema Económico inexistente, porque nadie puede definir cuál es la línea a seguir; es como un zigzag que se mueve en la dirección que en un momento determinado se crea necesaria.


El quid pro quo de estas decisiones es que las funciones estatales queden separadas de las empresariales, integrando el Sistema Empresarial en una recién estrenada fórmula: las organizaciones superiores de dirección empresarial (OSDE) que se subordinarán al Consejo de Ministros que, como norma, serán atendidas por un miembro de ese Consejo, designado a estos efectos; al que corresponderán tareas de orientación coordinación y control, sin suplantar al Presidente de la OSDE en su función de dirección. Acostumbrados al ordeno y mando, mientras más alto sea el rango, peor; puede asegurarse que ni siquiera ha comenzado a funcionar este nuevo método y ya está condenado al fracaso.


Para los que dirigen el país desde la burbuja virtual, no es relevante que después de 6 años de ineficiencia tengan que modificar el Sistema Empresarial; pero al igual que sucedió cuando hace más de 20 años se crearon las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) que iban a solucionar el problema agropecuario del país y no lo hicieron; pasado este tiempo, nadie se acordará de semejante remedio y el pueblo continuará sufriendo las consecuencias, hasta que comprenda que tiene que desinflar la burbuja y liberarse de todos los “burbujosos”.


Cuba y Honduras: Haz lo que yo digo…

jueves, 7 de diciembre de 2017


La Habana se ha lanzado a criticar los sucesos recientes en el país latinoamericano

Jueves, diciembre 7, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello 


LA HABANA, Cuba.- Aunque no es bueno sufrir vergüenza ajena, en ocasiones se siente pena de lo que dice el régimen, porque se percibe —sin lugar a dudas— la falta de escrúpulos de sus funcionarios y también el impudor con el que se atreven a hacer algunas declaraciones.


Ese es el caso de la nota que salió en el periódico Granma (Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba), el pasado lunes 4 de diciembre, referida a las tensiones que ha creado la situación electoral en Honduras, cuando transcurrida más de una semana de las elecciones, la oposición habla de irregularidades en el proceso y salió a las calles para defender a Salvador Nasralla, (Alianza de Oposición) como ganador.



El viceministro del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba, Rogelio Sierra Díaz, al efecto hizo una declaración en la que plantea de forma textual: “Rechazamos la represión contra las protestas populares, lamentamos la pérdida de vidas humanas y llamamos a respetar la voluntad del pueblo”.


Leer semejante elucidación, da la idea del cinismo y la mentira en la que se desarrolla la política del régimen dictatorial cubano y, además, produce una gran indignación que aumenta el sentido de impotencia que tenemos todos los que vivimos bajo la bota represiva de la dictadura. Pero como si fuera poco continúa diciendo: “Rechazamos la injerencia en los asuntos internos y demandamos el derecho a la paz…”



Solo habría que mirar dentro de la isla, la forma en que reprimen a los disidentes que protestan por cualquiera de las difíciles situaciones en que vive el pueblo de Cuba, y en particular a los opositores. Ejemplos hay muchos, que se han desarrollado durante la etapa de Fidel Castro y continúan con su hermano en el poder; pero baste citar como, cada domingo impiden que se manifiesten las Damas de Blanco y las arrestan de forma violenta.


Nadie olvida aquel 5 de agosto que la gente salió a la calle, en lo que dio por llamarse de forma popular “El Maleconazo”, y la represión que se desató contra las personas que quisieron manifestarse de forma libre.



También Orlando Zapata Tamayo quiso protestar por los métodos usados contra él en la prisión y comenzó una huelga de hambre, que después de una brutal golpiza, culminó con su muerte. En ningún momento el régimen lamentó la pérdida se esa vida humana, por el contrario, lo que hizo fue ensañarse en él, tratando de desprestigiarlo, aún después de desaparecido.


De igual forma, aquellas personas que quisieron encontrar la libertad en grupo y se lanzaron al mar en el Remolcador 13 de marzo, fueron brutalmente reprimidas y la sangrienta dictadura mató a mujeres y niños. Otro ejemplo inolvidable lo constituye el asesinato de los pilotos de Hermanos al Rescate, que quisieron ejercer su derecho a la libertad y fueron abatidos por aviones cubanos, incluso en aguas internacionales.



Se haría interminable la lista, seguro que cualquier lector podría añadir alguna alusión más a la forma en que de manera histórica se ha reprimido y asesinado, a aquellos que protestan en Cuba, durante el tiempo que ha durado la mal llamada “Revolución”.


Nadie recuerda una declaración de algún funcionario gubernamental cubano, durante los meses que se llevaron a cabo las protestas populares en Venezuela y que el presidente Maduro abatió con todo tipo de equipos antimotines e incluso asesinando a más de un centenar de manifestantes. Por aquella época ni se lamentó la pérdida de vidas humanas en ese país suramericano, ni se llamó a respetar la voluntad del pueblo.



Cabría preguntar a Sierra por qué no se ha producido nota alguna del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, para que en Bolivia se respete el referéndum que se hizo y que resultó opuesto a que volviera a postularse su actual presidente Evo Morales; un grupo de personas del Tribunal Constitucional consideran que es posible que repita su mandato en contra de lo que dictaminó la voluntad popular.


Hasta dónde puede llegar la desvergüenza de esta gerontocracia corrupta que después de exportar las guerrillas y dar albergue en el país, a todo terrorista que lo haya necesitado, rechaza la injerencia en los asuntos internos y demanda el derecho a la paz; una paz que nunca ha cultivado.



El gobierno hondureño, y en particular su actual presidente Juan Orlando Hernández, están muy ocupados en mantener el orden en el país, por lo que seguramente no contestarán esta declaración del MINREX cubano; pero deberían estar atentos porque sale de nuevo a la palestra pública —y en particular en los medios de la isla— el expresidente de ese país, Manuel Zelaya Rosales, destituido en el año 2009.


Los amigos están para ayudarse, y este corrupto expresidente, asociado a la Alianza de la Oposición contra la Dictadura, pudiera seguir los ejemplos que le da el régimen cubano y practicar el dicho popular: “Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.

AHOGADOS EN PROPAGANDA

jueves, 30 de noviembre de 2017

Los más jóvenes han desarrollado resistencia al bombardeo ideológico

Miércoles, noviembre 29, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello 


LA HABANA, Cuba.- La televisión es un medio muy importante para hacer propaganda. Eso lo conocen bien las principales firmas comerciales en los países con libertad económica que se agencian muchos de sus consumidores a través de los anuncios que pagan en los diferentes canales televisivos. También utilizan la radio, la prensa plana e internet. En Cuba los anuncios de productos y servicios de entidades extranjeras acreditadas en el país e incluso de las empresas estatales, están prohibidos, porque desatan el consumismo.


Recuerdo que, en una ocasión, estando el comentarista deportivo Héctor Rodríguez narrando un juego de pelota, empezaron a dar anuncios de algunas de las pocas firmas comerciales internacionales radicadas en el país. Todos quedamos asombrados, pero al siguiente juego televisado ya se había suspendido; la especulación decía que Fidel Castro había mandado a quitarlo y que habían rodado algunas cabezas en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).


Desde hace algunos meses, varias personas con las que he hablado sobre la programación de los 10 canales que pueden verse en el país (para los que han adquirido la “cajita” convertidora), casi que repiten la misma respuesta: “La televisión da asco”. El nivel de propaganda política es tan alto, que no se puede ni encender el equipo.


Primero comenzó con “El Che”: más de dos meses de tener su rostro constantemente en la pantalla. A finales de octubre hubo una pequeña propaganda sobre Camilo Cienfuegos; pero ya en noviembre se intensificó el tema de Fidel Castro, que nunca ha dejado de tocarse, acompañado de las mal llamadas “elecciones”.


Pero no ha sido solo en la televisión. También en la radio y la prensa escrita. Por ejemplo, el periódico Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó en sus ediciones diarias durante más de una semana, en la esquina derecha de la primera plana, el logotipo del grado del “Comandante en Jefe”, y el sábado 25 (primer aniversario de su muerte) dedicó, además de la primera plana, un suplemento de 12 páginas a contar algunas de las historias del “Invicto”.


Como si esto fuera poco, en los centros de estudio de todos los niveles se arreció la propaganda y el lavado de cerebro a los niños que tenían que repetir a gritos: “¡Yo soy Fidel!”. Incluso los estudiantes universitarios de todo el país, tuvieron una jornada de entrenamiento militar en recordación de la figura del “comandante”.


No lo quieren dejar morir, porque al no tener liderazgo en su hermano Raúl ni en ninguno de los otros miembros de la gerontocracia, necesitan mantener despierta la idea de “la revolución” y su ejemplo.


No obstante, a pesar de tanta propaganda, en la mayoría de los casos ni los niños ni los jóvenes la asimilan. Tengo cerca un ejemplo de un muchachito de seis años al que bauticé en la Iglesia Católica, y no recibe ningún rechazo de su familia hacia el sistema. A pesar de ello, la maestra de su escuela mandó a buscar a la mamá porque en clase le orientaron dibujar a Camilo y El Che. Según contó la profesora, con mucha presteza el niño dijo: “Yo no voy a dibujar a esa gente porque yo no los conozco”.


Por su parte la generación que ahora surge como fuente de trabajo no se ve con futuro en Cuba y sueña con poder salir de alguna forma del país. No importa cuánta propaganda reciba, ni cuán frecuente le quieran “lavar el cerebro”. Para ellos Fidel Castro es “La Piedra” y no tienen ningún sentimiento que los ate a este pasado difícil, porque viven en un presente mucho más tormentoso.


Es por eso que dentro del pueblo tiene tanta aceptación “el paquete”, que consiste en la programación de una semana, de la televisión de Miami. Y no es que se incluyan todos los programas, porque “la dictadura” también pone su censura en él, no permitiendo a los que lo originan que copien “shows” en los que se hagan críticas contra el sistema.


Aunque el servicio de internet es muy limitado, el régimen lo usa a su favor de diferentes formas, una de ellas es creando blogueros que “idealizan” la “Revolución”, lo que ha traído como consecuencia que los medios sociales sean difíciles de creer al difundir algunos tipos de noticias; además, “hackean” las cuentas de los opositores y a través de ellas difunden informaciones falsas.


Muy tarde ha reaccionado el régimen para captar en su oscura ideología a la niñez y la juventud, mientras los hoy gerontócratas se sintieron jóvenes, no pensaron para nada que tenían que ser sustituidos en el futuro y no aseguraron que las nuevas descendencias tuvieran algún interés por “el socialismo” y sus llamadas “bondades”. No importa cuánta propaganda utilicen, el enlace entre las generaciones se perdió y no queda amor por lo que en realidad no existe.



LAS MEDIDAS DE TRUMP HAN FAVORECIDO Al CASTRISMO

martes, 28 de noviembre de 2017

El cierre de la válvula de escape no ha cumplido su propósito


Miércoles, noviembre 22, 2017 | Martha Beatriz Roque 




LA HABANA, Cuba.- El pasado 16 de junio en el Teatro Artime de Miami, las palabras del presidente Trump crearon gran expectativa en una parte del exilio cubano que estuvo todo el tiempo en contra de la posición de acercamiento al régimen dictatorial de Raúl Castro, que emprendió el expresidente Barack Obama. Pero al parecer las cosas no han funcionado como se esperaba y hay que recordar una frase popular que reza: “Donde dije digo, digo Diego”.


No coinciden las medidas tomadas por los Departamentos de Estado, el Tesoro y Comercio con lo que expresó el presidente Trump en la directiva que firmó —en esa ocasión— después de su discurso; del que se entendió que no era solo un problema de limitar los viajes de ciudadanos americanos a Cuba y los negocios con algunas entidades nacionales, pero que abarcaba todo lo que en la anterior administración se había autorizado.


La lista negra en que se encuentran 179 organismos estatales cubanos con los que las entidades americanas no podrán realizar transacciones financieras directas es algo que mueve a risa. Si la idea fue controlar que no existieran vínculos con el sector de defensa y la seguridad nacional, con este simple listado no se resuelve algo, porque en Cuba todo consigue subordinarse a las Fuerzas Armadas o al Ministerio del Interior.


Aunque la lista se puede revisar y actualizar de manera periódica, hay aspectos tan nimios como tener incluidos los refrescos Tropicola y Cachito. Pero lo más significativo en todo ello es que permite preguntarse: ¿Cómo van a controlar estas restricciones las tres agencias?, y ¿qué resultados políticos podrán tener en el corto plazo? Además, están exentos los que han hecho negocios antes de la entrada en vigor de las medidas. Ese es un gran túnel por donde pueden caminar muchos financiamientos.


Para los cubanólogos que siguen de cerca lo que pasa en la economía y la sociedad cubanas, la implementación de estas medidas resulta irrelevante. No obstante, hay que recordar que la difícil situación dictatorial debe ser resuelta aquí adentro, por los mismos nacionales, aunque la ayuda internacional siempre resultaría apreciable.


Es muy complejo el escenario que existe en estos momentos en el país. Quizás aquellos que pensaron que la imposibilidad de viajar a Estados Unidos de América, crearía una olla de presión dentro de la sociedad, constaten ahora que se equivocaron. El cierre de la válvula de escape ha favorecido al régimen, porque las personas que aspiraban a huir de la miseria económica y social en la que vivimos tienen que reorganizar sus vidas y, si no pueden comenzar alguna actividad particular, tendrán que plegarse a los designios gubernamentales, entrando en el juego de “tú haces como que me pagas y yo hago como que trabajo”.


Hasta los que se incorporaban al movimiento opositor no tienen la posibilidad de poder acudir al refugio como perseguidos políticos, lo que ha mermado —de manera considerable— los ingresos en las organizaciones disidentes.


La solución del problema cubano no pasa porque las personas sigan saliendo del país. Por el contrario, es aquí dentro donde hay que “corregir la plana”; pero no se le puede cerrar a nadie esa posibilidad, porque genera un efecto contrario.


Si por un momento el presidente Trump hubiera dictado una orden presidencial, restableciendo la política de “pies secos, pies mojados”, solo por un período de tres meses, so pretexto de ayudar a las personas que quedaron varadas en diferentes países y los que aquí dentro vendieron todo con el fin de emigrar, se quedaría sin funcionarios el régimen. Desde los fiscales hasta los militares e incluso los militantes del Partido Comunista de Cuba, se acogerían de inmediato a esta posibilidad, sin pensarlo dos veces y sin perder el tiempo. Y es que entre los desequilibrios éticos por los que atraviesa la sociedad, está la inmoralidad.


Sin lugar a dudas sería una solución de marcha atrás a lo hecho por Obama en sus últimos momentos y tendría —de inmediato— una gran repercusión política, social y económica. Y no es que esto sea una propuesta de decisión, porque para la comunidad cubana en Miami resultaría un verdadero desastre. Es solo un ejemplo de que, si se quiere ayudar a establecer la democracia en nuestro país, no se puede andar con “paños tibios”: hay que tomar resoluciones fuertes que se hagan sentir en un corto lapso de tiempo.


Los que interpretaron e instrumentaron la decisión del presidente Trump, se quedaron varados en el siglo pasado y puede que estén llenos de buenas intenciones. Pero también lo está el camino del infierno. No es que sea responsabilidad de estas agencias americanas traer el cambio a Cuba; pero si han querido ayudar a ello, solo ha sido un propósito, porque así no lo van a conseguir. El régimen dictatorial cubano ha sobrevivido al embargo, a las crisis económicas —de las cuales no ha hablado nunca— y hasta a la invasión.


No hay dudas que somos nosotros, los cubanos afectados, los que estamos condenados a vivir en la miseria, la corrupción y la falta de liertades, los que tenemos que tomar la iniciativa para alcanzar la democracia.

El castrismo no admite críticas, pero critica a todos

Martes, noviembre 14, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello




LA HABANA, Cuba.- Un verdadero ejemplo del ejercicio de la democracia lo constituyó la votación en la ONU sobre la resolución cubana A/72/L.30: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, al obtener 191 votos a favor y 2 en contra, sin abstenciones. Este escrutinio se lleva a cabo por vigesimosexta ocasión.


No obstante, tal y como expresara la embajadora de los Estados Unidos de América ante ese organismo internacional, Nikki Haley, la sesión para votar la resolución cubana es una pérdida de tiempo, ya que no sirve para nada.


Cada vez que el régimen dictatorial apunta su dedo contra el “bloqueo”, lo califica de una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de los cubanos e incluso se preocupa por la violación de los derechos y las libertades civiles de los ciudadanos estadounidenses que tienen una prohibición legislativa de viajar a Cuba.


Según fuentes oficiales, los daños que el “bloqueo” ha ocasionado al país ascienden a 130 178 millones de dólares (a precios corrientes), lo que nunca se ha mostrado es cómo llegan a esa cifra y si se incluye el dinero que ha dejado de ingresar “la familia real Castro” en sus cuentas en bancos extranjeros.


El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, se entrevistó —a inicios del mes de noviembre— con cubanos residentes en los Estados Unidos de América y sostuvo reuniones con miembros del Congreso, empresarios, representantes de centros académicos y con la prensa, con el fin de exponer las opiniones del régimen cubano. Esto lo hizo en plena libertad de movimiento, acción y palabra.


Sin embargo, cada vez que visita la isla un alto funcionario de cualquier país, se le lee “la cartilla” y se le prohíbe reunirse con los opositores, les violan el derecho de ejercer la democracia, pero lo más triste es que los visitantes lo aceptan con tal de pisar suelo cubano. Esos son los mismos que votan contra el bloqueo en la ONU y durante su estancia en nuestro país, les están embargando sus derechos.


Después de esta historia que tanto se ha repetido, habría que considerar si sería posible que algún país democrático, de esos que le dan la mano a la dictadura y le siguen la rima, tome la iniciativa y presente una resolución para ser votada en la ONU que tenga tantos números, letras y barras como sea necesario y que se intitule: “Necesidad de poner fin al bloqueo político, económico y social impuesto por la dictadura militar castrista contra el pueblo de Cuba”.


“No hay familia cubana ni servicio social en Cuba que no sufra las privaciones y consecuencias del bloqueo”, dijo Bruno Rodríguez Parrilla en su discurso el pasado 1ro de noviembre ante la Asamblea General de las Naciones Unidas; pero pudo añadir que tampoco existe alguna que no esté privada de sus derechos fundamentales dentro del país, además de estar condenada a la pobreza de por vida.


La economía cubana en estos momentos sufre de la crisis que ha creado la falta de sistema, la mala gestión, el trabajo improductivo, la doble moneda y toda una serie de obstáculos que no le permiten avanzar hacia el desarrollo. Es el pueblo quien recibe de forma directa estas consecuencias y privaciones, que no tienen nada que ver con el embargo y sí con la displicencia que muestra la dirección del país para todo lo que se relacione con el cubano de a pie.


La sociedad cubana, por su parte, ha llegado a un punto en que no puede estar más deteriorada en lo que a la moral se refiere. Tres generaciones han sufrido de la falta de ética y de las soluciones de control, que van a parar en las sanciones a prisión, inclusive sin haber cometido algún delito, solo por considerar que el individuo representa una “peligrosidad predelictiva”.


Es galopante la corrupción a cualquier nivel e incluso en las instituciones; todo en estos momentos tiene un valor monetario: la policía, los inspectores, los jueces, los abogados, cualquier representante del Estado en algún lugar que tenga vínculos con las necesidades de la población.


Es virtual el discurso oficial que parece defender al pueblo, que sufre un síndrome de agotamiento social que no puede ser curado en las circunstancias en que se vive, por el contrario, llegará un momento —y va a ser pronto— en que la enfermedad será tan grave, como para que la sociedad se considere que está en terapia intensiva.


No obstante, la prepotencia gubernamental, que ha tenido éxitos diplomáticos en sus relaciones con algunos países, sigue sofocando los oídos de los que le prestan atención. Según plantea el régimen, el presidente Trump no tiene la menor autoridad para cuestionar a Cuba, pero la dictadura no desperdicia tribuna alguna para ofender al gobierno americano, a través de cualquiera de sus “loros parlantes”; e incluso constantemente ha estado sembrando el odio en el pueblo cubano contra ese país, al que le ha cambiado su nombre oficial por el de “imperialismo yanqui”.


Pocas cosas en nuestra querida isla no están mal por causa del “bloqueo”, el que se utiliza para culparlo de la falta de medicinas, alivio de enfermedades como el cáncer infantil, y cualquier otra situación que “ande por ahí” y haya que buscarle un causante. Pero la realidad es que ese “bloqueo” no le hace tanto daño al pueblo cubano, como el que origina la dictadura totalitaria.


La Habana todavía espera con temor las medidas prometidas hace cuatro meses

Jueves, octubre 26, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello

Raúl Castro y Donald Trump


LA HABANA, Cuba.- Hay una asignatura pendiente para el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, y es que, en junio pasado, en el Teatro Manuel Artime de Miami, firmó una orden ejecutiva que limita los negocios y las transacciones con la élite militar cubana.

Han transcurrido cuatro meses y aún no se ha materializado la forma en que esto se llevará a cabo. Los cubanos que están de acuerdo con estas medidas piensan que ha habido tiempo suficiente para implementarlas y están preocupados; pero el Departamento de Estado debe tener una gran “ocupación”, debido a que no es fácil determinar si en medio de cualquier negocio están o no los militares.


En estos momentos GAESA (Grupo de Administración Empresarial S.A.), que representa a esta élite militar, controla más del 80% de las actividades económicas en la isla, tanto de forma directa como indirecta.


El inicio de esta actividad por parte del MINFAR, a la que llamó “Grupos Empresariales”, estuvo vinculado al hecho de que, para poder financiar las Fuerzas Armadas, era necesario aceptar el “mal” de la industria turística.


Al estar dirigida esta gestión por los militares, tiene la característica que se conoce muy poco acerca de esas empresas, incluyendo el nombre de sus ejecutivos.


No obstante, las corporaciones más importantes del país le están subordinadas, como son los casos de CIMEX y Gaviota; tiene a su cargo las ventas mayoristas, las marcas y exportaciones, y Cubapack. En la logística tiene un centro de elaboración y empaque; también está representada en la informática, entre otras con TECUN, y en muchísimos renglones que haría la lista muy larga, aunque habría que decir que también controla toda una red de servicios a la población que se cobran en divisa, incluyendo la Consultoría Jurídica Internacional y el sistema de transferencias de remesas.


Al igual que el Gobierno estadounidense estudia cómo implementar la Orden Ejecutiva, no hay dudas de que el régimen dictatorial debe estar pensando en la forma de aplicar la habilidad política de Maquiavelo para contrarrestar lo que al parecer se les viene encima.


El ciclón Irma permitió, tras su paso, algunos ensayos más complejos sobre la militarización del país, porque en diversas ocasiones se han hecho ejercicios con nombres rimbombantes, pero esta vez la práctica alcanzó casi todo el archipiélago. Aunque sería justo decir que al pueblo ni le interesó, ni le preocupó para nada estar dirigido por la cúpula militar, porque lo consideran lo mismo.


Según establece el Artículo 101 de la Constitución de la República, “el Consejo de Defensa Nacional se constituye y prepara desde tiempo de paz para dirigir al país en las condiciones de estado de guerra, durante la guerra, la movilización general y el estado de emergencia”. Lo que hemos percibido durante todo el mes de septiembre y que aún se mantiene en la región central, que es de la cual se informa cada día.


Todos los primeros secretarios del Partido Comunista de Cuba, a los diferentes niveles, se subordinaron al Consejo de Defensa Nacional, que a sus planos más altos está dividido en tres Regiones Estratégicas: Occidente, Centro y Oriente. Al frente de ellas se encontraban, en el mismo orden, tres generales de Cuerpo de Ejército: Leopoldo Cintras Frías (Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias), Joaquín Quinta Solás y Ramón Espinosa Martín.


Se caracterizó la situación por el uso de uniformes con grados militares diferentes, tanto la jefatura del Consejo, que está bajo el mando del Partido, como los segundos jefes que son los presidentes de las Asambleas del Poder Popular en las distintas instancias. También se vio dando apoyo a la técnica militar, como helicópteros, jeeps, etc. A nadie le quedó duda que en esos momentos se hacía cumplir lo que estaba establecido en la Ley y el país quedó militarizado.


Un papel menos relevante jugó el Ministerio del Interior, que solo sirvió para apuntalar las labores de recuperación y el orden en la población.


A estas alturas del mes de octubre, todavía el Noticiero Nacional de Televisión y el resto de los medios informan sobre la región central y los chequeos que a ella hace su “mentor en jefe”, Joaquín Quinta Solás, y se muestra que aún no se ha perdido la fase de movilización, pues todos los integrantes de los Consejos en esas provincias se mantienen vestidos con el uniforme verde olivo, no así en el resto del país.


Pudiera ser que la respuesta de la dictadura a las medidas de Trump sea la total militarización del país, y la palabra “total” tiene la intención de destacar que en estos momentos una parte importante está controlada por las Fuerzas Armadas.


Acostumbrados los Castro a subir la parada, podrían muy bien utilizar esta variante, basados en el dicho popular que reza: “Si no quieres caldo, te doy tres tazas”.

EL ELEFANTE VS. EL MAMUT

jueves, 19 de octubre de 2017

La campaña del régimen contra Trump es cada vez más fuerte 

 |  


LA HABANA, Cuba.- Cualquier acción que emprenda el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es criticada por los medios castristas de forma despiadada. En sus recientes viajes a Puerto Rico y Las Vegas lo han hecho ver como un elefante en medio de una casa de cristal: si visita el lugar de los hechos es malo, y si no asiste por cualquier motivo, peor.

Sin embargo, en favor de Trump (sin que sea un cumplido o una forma de defensa) habría que decir que al menos se ocupa, porque su “homólogo cubano”, Raúl Castro, ni eso. No se puede comentar algo, ni bueno, ni malo, porque un mes después del paso del huracán Irma, al General no se le ha visto por ningún lugar, llevando al menos la “solidaridad” de que tanto se habla a los damnificados.

También habría que decir que no ha dado opinión alguna sobre el “conflicto auditivo” con los diplomáticos americanos.  Las caras visibles han sido las del Ministro de Relaciones Exteriores y la Negociadora, la señora Josefina Vidal. No obstante, su hija Mariela se encarga de llenar algunos de sus vacíos, a través de las redes sociales, o formando parte de la Presidencia de cualquier evento que se haga en el país, ya sea nacional o internacional. No sucede lo mismo con el resto de la familia. Su hijo Alejandro Castro Espín se mantiene detrás del escenario, aunque moviendo los hilos de los títeres, y su exyerno, Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, se empeña en terminar de destruir la economía, a su vez bajo anonimato.

No obstante, es difícil escuchar a alguien haciendo un parangón entre Donald Trump y Raúl Castro; es tan grande la manipulación al pueblo que muchas personas le echan la culpa al Presidente de Estados Unidos de lo que está sucediendo en la Embajada con la suspensión de visas. En los primeros días en que la situación se puso muy difícil, pude escuchar –escurrida entre las personas que allí se encontraban- a un joven que exclamó: ¡Deberían matar a Trump!

Es difícil de entender cómo ha crecido ese odio que se ha inyectado en los cubanos por el inquilino de la Casa Blanca, pero si usted analiza las afectaciones que han sufrido algunas personas, se da cuenta que todo está relacionado con el aspecto material. Familiares reclamados de residentes y ciudadanos americanos que tenían pendiente la entrevista se anticiparon a vender sus propiedades personales, pensando que en uno o dos meses podría salir del país y ahora se encuentran con esta situación. Y hay daños colaterales, como por ejemplo los que llenaban planillas por 20 CUC en las casas alrededor de la Embajada e incluso los que cuidaban los bolsos y tenían servicio de baño.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, en su conferencia de prensa, se atrevió a hablar de la afectación a la “reunificación familiar”, pero lo que no dijo fue que si el régimen del cual es miembro no hubiera destruido la familia cubana desde el mismo momento que tomó el poder, no habría necesidad de volverla a unir. Tampoco contó que con un solo empleado en el consulado en Washington, las dificultades son muchas, porque para que un cubano que resida en Estados Unidos pueda visitar Cuba tiene que pedir un permiso y pagarlo. Incluso, si es ciudadano americano, tiene que sacar un pasaporte cubano.

Si se hiciera una lista de los problemas que sufre el pueblo cubano, ¡ni idea de la cantidad de páginas que habría que utilizar! Baste con recordar que existen dificultades con la vivienda, el transporte, las medicinas, los hospitales, las escuelas, la comida, la recreación, en fin. Es como el efecto del Rey Midas después de haberse bañado en el río Pactolo, aunque en este caso todo lo que toca no se convierte en oro, sino que se pudre.

Pero hasta ahora todo esto se ha soportado, en particular, porque el pueblo ha perdido su identidad, la capacidad de elegir entre la verdad y la mentira, el principio filosófico de “aquello que es, es; lo que no es, no es”.

Es un pueblo sometido.

Al régimen, en estos momentos en que el panorama social, económico y político es muy gris, no lo apoyan ni sus propios dirigentes. Pero antes de los ataques a los diplomáticos muchas personas se adaptaban a “vivir” así, porque tenían la esperanza de viajar a Estados Unidos a reunirse con sus familiares y comenzar un nuevo camino, otros incluso, se conformaban con ir de visita 2 o 3 meses. Considerando que se ha perdido esa ilusión, las cosas difíciles que tenemos que soportar en el día a día sobre nuestros hombros se harán más pesadas.

¿Tendrá el régimen cuidado en no subir la llama a la olla de presión, buscando evitar que se produzca un estallido social? Está servida la mesa.


UN DÍA EL PUEBLO TOMARÁ LAS CALLES

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Serán multitudes de cubanos que se echarán a la vía pública para reclamar su derecho a tener una vida digna
 |  

Protesta masiva en La Habana, 13 de septiembre de 2017 (foto Liu Santiesteban/Facebook)

LA HABANA, Cuba.- Los comentarios en la calle durante los días del huracán Irma no paraban, en cualquier lugar alguien decía: “¿Dónde está Raúl?”. El dictador-presidente no apareció ante el pueblo ni siquiera para dar las condolencias a los familiares de los que murieron. Claro, estos decesos se produjeron por “no cumplir las orientaciones de la Defensa Civil”; porque este es “el país más organizado del mundo si de problemas climáticos se trata”.

Cuando Fidel Castro (ahora conocido como “La Piedra”) se ausentaba de la escena política, sucedía lo mismo, comenzaban las especulaciones. Sobre Raúl algunos dicen que ha estado enfermo, otros que se encontraba viajando y no ha faltado –con ese humor de los cubanos, a pesar de las circunstancias- el que ha dicho que estaba operándose para convertirse en un transgénero y ser de nuevo Presidente en el 2018.

Lo cierto es que entre los dos hermanos hay mucha diferencia, el difunto hubiera salido a la palestra pública para dirigir al Dr. Rubiera en sus pronósticos meteorológicos, porque él era el que mejor guiaba a los ciclones y también hubiera ido a darse baños de masas con los infelices que todo lo perdieron, para decirles que la “Revolución” no los dejaría desamparados.

El dictador de turno no es buen orador, tampoco practica las relaciones públicas, por lo que prefiere que sean los de abajo los que den la cara, para eso tiene unos cuantos Generales de todo tipo (Brigada, División y Cuerpo Ejército) que deberán lidiar con el pueblo y las cámaras de televisión.

Pero al final, el hombre apareció junto a Maduro y la “Primera Combatiente”, en el aeropuerto y en un lugar donde un barco venezolano dejó la ayuda que trajo el “pichón” de dictador desde su país.

También el periódico Granma publicó una foto de Raúl Castro, junto con algunos dirigentes del Estado y el Partido, en una reunión de análisis, pero estaba de espaldas. La televisión cubana mostró también escenas del encuentro, pero mudas; en ningún momento se oyó hablar a alguno de los participantes.

Todo esto hizo especular a la gente, pero hubo un hecho que sacó lo peor de todos los comentarios hacia la calle. Se mostró en el Noticiero de TV la restauración de Varadero y acto seguido una escena donde un grupo de hombres del campo clavaba unos horcones en la tierra, hechos con los árboles caídos, para construir la vivienda de un campesino. Este contraste entre lo que ofrece el capitalismo y el socialismo ha sido motivo de murmuraciones fuertes en disímiles lugares, incluyendo las tiendas de divisas, donde antes los empleados solo escuchaban; pero en esta ocasión fueron elementos activos de las críticas.

El régimen, que toma el “estado de opinión” en la sociedad de forma diaria a través de los numerosos mecanismos que tiene en los barrios, centros de trabajo, de estudio, etc., dio marcha atrás a su plan de cobrar el transporte y la distribución de las donaciones hechas al pueblo por diferentes países y organismos internacionales. Primero el Ministerio de Finanzas y Precios anunció que esto se cobraría y solo cuatro días después la Gaceta Oficial se encargó de decir que sería gratis.

Han pasado ya unos cuantos huracanes por diferentes provincias del país, adicionales al que dura más de 58 años. El pueblo ha vivido estas experiencias y sabe que el problema más difícil de todos, la vivienda, no se va a solucionar. En la capital se reportaron 4 mil hogares afectados, con diferentes tipos de daños, que incluyen el derrumbe. Solo habría que decir que, si hasta el momento no se solucionaban los problemas de personas que estaban viviendo en condiciones infrahumanas, ¿cómo se puede pensar que los que sufrieron estragos van a recibir mejoras?

El pueblo de Cuba está en un estado de desamparo total, no le interesa para nada al régimen lo que está sufriendo la gente. Nadie garantiza que llegue la ayuda a manos de los damnificados y que no vaya a parar a las Fuerzas Armadas y al Ministerio del Interior.

Ha quedado la experiencia de algunos grupos de ciudadanos que, en diferentes barrios y pueblos, probaron la protesta en la calle y les dio resultados, porque de forma inmediata les restablecieron la electricidad y el agua. Algún día –estoy segura no muy lejano- serán multitudes de cubanos que se echen a la vía pública para reclamar su derecho a tener una vida digna, porque no hay dudas de que los habitantes de este archipiélago, con tantos problemas acumulados, padecen de una depresión colectiva que no les permite tener una existencia social sana.

EL SOCIALISMO PIERDE POR CONTRASTE

jueves, 7 de septiembre de 2017

Muchos cubanos pueden comparar cada día cómo viven sus iguales en países con libre mercado

 |  

Un cliente se asoma a una nevera en un “Ten Cent”, tienda estatal (Archivo)

LA HABANA, Cuba.- Muchos se preguntan por qué el régimen quiere acabar en estos momentos con los trabajadores por cuenta propia; otros tienen su oportuna respuesta. Yo pertenezco al segundo grupo y pienso que el sistema socialista no aguanta un contraste con el capitalismo. Contraponer uno a otro le da la victoria rotunda a la libre empresa y ya en Cuba —en estos momentos— se puede apreciar cómo vive quien depende del socialismo y el nivel social que ocupan los que han optado por la forma de trabajo por medios propios.

Solo habría que mirar hacia el interior de un hotel cinco estrellas para turismo internacional. Los que allí laboran no se sienten como si estuvieran dentro de la isla mientras cumplen su jornada de trabajo; después cuando terminan y van a la casa, despiertan a la realidad. Y el régimen no puede dejar de permitir que cada uno se pregunte: ¿por qué yo no puedo visitar como turista cualquier país del mundo? Sin dudas los contactos que tienen con los extranjeros, ver como visten, como comen e incluso el dinero que tienen, los acerca a añorar el capitalismo.

Hay una gran desigualdad de estratos sociales que marca también —en el interior del país— la diferencia entre el capitalismo y el socialismo. Los que reciben dinero del exterior, los que trabajan con firmas extranjeras, los cuentapropistas, los familiares de la alta jerarquía, viven en un entorno muy distinto de los trabajadores estatales, cuya única fuente de ingreso es el mísero salario que les paga el Gobierno.

El primer grupo tiene “moneda dura” para poder ir a tiendas, restaurantes, cabarets, piscinas, hoteles, etc., incluso hasta para comprar autos y tener sus viviendas confortables, arregladas y con aire acondicionado.

Cuenta a su favor que no necesitan del transporte público para moverse, no tienen que esperar que llegue el picadillo de soya a la bodega para poder comer, las medicinas las compran en las farmacias por divisa y el dinero les alcanza para ir “tocando” por ahí a todo el que se les interponga con las restricciones estatales. Tampoco tienen que lidiar con la negligencia y la chapucería a la que está sometido el resto del pueblo.

Al segundo grupo nunca la moneda se le pone dura, porque reciben el pago de su salario en pesos cubanos, que no pueden convertir por ser la tasa muy alta, y tienen que conformarse con cambiar —los que pueden— tres o cuatro pesitos para comprar cosas tan básicas como el aceite o un paquete de perros calientes, o picadillo de pavo, que es lo que esta clase social puede comer de lo que se vende en las tiendas conocidas por “shoppings”, porque un kilogramo de carne de res, de la más barata, vale 14,60 CUC cuando lo sacan a la venta. Nada menos que 365 pesos moneda nacional, más de la mitad del salario promedio que de forma oficial dicen que hay en el país.

Los que trabajan para el Estado se tienen que conformar con los servicios ineficaces e insalubres que brinda el oficialismo, que a su vez resultan caros para el bolsillo del cubano promedio. Además, tiene que comprar los productos del agro en el sector privado, porque lo que se vende en los agromercados estatales es tan poco que no resulta una fuente idónea de abastecimientos, a lo que hay que añadir que no tiene una calidad comparable con lo que ofertan los cuentapropistas.

Sin embargo, al régimen le conviene este segundo grupo, porque siempre van a estar preocupados por resolver, y no les alcanzará el tiempo para pensar en política aunque sí tendrán que responder a todas las convocatorias que hace la dictadura a marchas, reuniones, e incluso a las próximas “elecciones” del Poder Popular.

Por su parte, los medios de información anuncian posibilidades de diversiones, ventas de libros, artículos de artesanía, etc., a las que no tienen alcance la mayoría de los trabajadores. En general los que no pueden incorporarse al sector privado, que en estos momentos se afanan por extinguir, basan sus sueños de futuro en irse del país.

La vida para los que tienen que estar amarrados por el cordón umbilical al Estado es bien difícil, tiene matices oscuros que muchas veces llegan a negro; pero a la gerontocracia esto no le interesa, como nunca le interesó a la “piedra” (léase Fidel Castro) cumplir con el programa del Moncada. Es por eso que no se puede adquirir en ningún lugar un ejemplar de La Historia me Absolverá.

Ya se han dado los primeros pasos para comenzar a reducir el sector privado. Se congeló la entrega de nuevos permisos en la mayoría de las especialidades de los trabajadores por cuenta propia y ha habido una gran ofensiva en contra de algunas de las libertades económicas que se habían logrado, entre ellas las cooperativas no agropecuarias; que resultan anticonstitucionales y, por estar determinadas en los Lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, estos también tienen la misma condición. Es por eso que, al referirse a este tipo de gestión laboral, hacen referencia a que es experimental.

Se tienen rumores callejeros sobre las nuevas cooperativas de autos estatales que harán el trabajo de los boteros, para los cuales se han reemplazado los antiguos Ladas (negros y amarillos) por carros más modernos, chinos, que cubrirán determinadas rutas; pero los choferes han dejado claro que esto no resolverá el problema del transporte urbano en la capital; así como que, en un breve tiempo, los autos se romperán, porque serán compartidos por dos taxistas durante 20 horas en el día.

Sin embargo, ninguna de estas opciones representa la solución para el problema económico del país, pero el régimen está acostumbrado a poner “curitas” en el momento que las necesita y después se verá lo que pasa. Por ahora lo más importante es quitar de enfrente de la vista de la sociedad, lo que es el progreso de la gestión personal en la economía, porque ello pone en peligro la política. Lo demás no importa.

'POLITIZANDO' A LAS ABEJAS

viernes, 25 de agosto de 2017

La peor muestra de lavado de cerebro desde edades tempranas ha llegado a la televisión nacional

 |  

‘Tin’ junto a niños de ‘La Colmenita’ en una marcha organizada por el régimen cubano (Prensa Latina)

LA HABANA, Cuba.- Después de más de 58 años tratando de inculcar al pueblo de Cuba las ideas totalitarias, al parecer la sociedad y el régimen han llegado a un acuerdo: las personas hacen como que se adoctrinan y la dictadura queda como que satisfecha. Uno de los medios más usados para “instruir” al público es la televisión; es por ello que un porciento muy alto de los que pueden verla no lo hacen y acuden a diferentes variantes, ya sea la antena con los canales de Miami, a la que llaman “Canal Educativo 3” (en Cuba hay dos Canales Educativos estatales); el “paquete semanal”, con una variedad (ahora controlada) de programas de televisión, la mayoría miamenses; y los discos con películas y videos musicales que venden los cuentapropistas (en estos momentos en la lista de suspendidos).

La mayoría de los programas que transmite la televisión cubana no tiene audiencia porque están muy politizados. Un ejemplo reciente es que en los días alrededor del 13 de agosto, fecha en que hubiera cumplido 91 años “La Piedra” ―apodo con el que el pueblo ha rebautizado a Fidel Castro―, todas las transmisiones tenían un momento para recordar su onomástico, algo que se convirtió en abrumador. Imposible encender el equipo de televisión y no ver la cara del “Comandante en Jefe”.

El colmo de los ridículos es que le cantaran “cumpleaños feliz”, incluso hasta en el acostumbrado “acto de repudio” que todos los domingos le hacen a las Damas de Blanco en su sede en Lawton. Ese día recordaron el aniversario del muerto y también le entonaron la famosa cancioncita. Solo faltó el cake. Esto de felicitar a un difunto en su cumpleaños parece algo oscurantista; es como si quisieran hacer pensar que aún vive.

Sin embargo, hay que decir, en honor a la verdad, que los delirantes gritos de “yo soy Fidel”, acabaron. Incluso hasta los pullovers que tenían esta inscripción no salen a la calle, ni tampoco fue tema que tocaran en la televisión en esos días. El slogan tuvo muerte súbita en los medios de difusión.

Pero con la llegada del verano se han estrenado algunos programas, en particular uno que desde su inicio llamó mucho la atención: La Colmena TV. Un programa infantil de corte de competencias, protagonizado por el grupo “La Colmenita”. Aunque su transmisión no se considera a una hora adecuada, pues sale al aire los viernes a las 8 y 30 de la noche.

La familia Cremata es la que tiene a su cargo la dirección del grupo “La Colmenita”. En particular su conductor principal, “Tin”, en el primer programa habló de los sentimientos martianos que querían inculcar a los niños a través de todas estas actividades y mostraron que hubo un “casting” para escoger los niños que iban a participar en el programa.

Al principio fue una presentación muy tierna de pequeños cantando, bailando y actuando, divididos en cuatro equipos que competían entre sí. Las tres primeras audiciones eran dedicadas a Martí, incluso el lema termina diciendo: “Porque tener talento es tener buen corazón”. A algunos televidentes se les desbordaba la risa, otros lloraban por la dulzura con que los diminutos artistas realizaban sus interpretaciones.

En una audición llevaron a los niños a un parque y, para el asombro de todos, venía hacia ellos, cabalgando en un caballo “El Apóstol”. Un artista caracterizando a José Martí que compartió con ellos y tuvieron la oportunidad de expresar su sorpresa cuando lo vieron. Fue un bonito momento de recordación histórica

Ya a partir del cuarto programa todo cambió. Llevaron a los niños a Expocuba para que vieran una exposición fotográfica de “Fidel y la Colmenita”; claro, como es bien sabido, todo lo que tiene éxito en Cuba lo inventó el desaparecido “Comandante”. Explicó Cremata a los niños que ―las abejitas de aquella época― habían estado, incluso, en el despacho del personaje.

A partir de esa transmisión dominical, vinieron otras que terminaron con la visita de los niños al Cementerio de Santa Ifigenia, para conversar con “La Piedra” y con otros mártires enterrados en ese lugar. En particular una pequeña de unos 6 o 7 años de edad, le leyó una carta a Frank País en la que le decía que ella no sabía quién era, pero quería ser pianista igual que él. Este programa se desarrolló en Santiago de Cuba, en una locación en la que se veía el Cuartel Moncada detrás.

Todo parece indicar que “Tin”, como director del programa, no pudo dejar que las abejitas solo polinizaran y tuvo que permitir que empezaran a “politizar” con ellas. Quizás a exprofeso crearon una audiencia en las primeras semanas para después ir introduciendo poco a poco el famoso “lavado de cerebro”. Es una pena que los padres de estas criaturas les permitan ser objeto de semejante adoctrinamiento, claro, sumado al que tienen en las escuelas.

El Estado busca más problemas de los que ya tiene
 |  


Vendedor ambulante de frutas (Archivo)

LA HABANA, Cuba.- La acepción del verbo intransitivo retroceder es volver hacia atrás, detenerse ante un peligro u obstáculo; y a pesar que el régimen dictatorial cubano ha dicho —de forma oficial— que las medidas referidas al trabajo por cuenta propia, adoptadas en la Resolución 22/17 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria No.31 del pasado 1ro de agosto no significan una marcha atrás, quizás acepten que es un estancamiento.

Lo cierto es que muchas personas recuerdan operativos policiales masivos, tales como “Pitirre en el Alambre”, “Los Macetas” y “El Mercado Agropecuario”, en contra del “enriquecimiento indebido” que estaban acompañados de la incautación de casas, autos, tractores, terrenos y otros muchos bienes personales. Contrario a cualquier análisis económico que admite como la base de desarrollo de un país, la creación de riquezas, aquí no se pueden acumular ni fortunas, ni propiedades; con la única excepción de los que regentan el país y sus familiares. Dirigidas a que no se prospere, son estas nuevas regulaciones al trabajo privado.

Hay aprobadas 201 denominaciones de actividades que pueden ejercerse por cuenta propia; pero que no demandan fuerza de trabajo calificada, que han llevado al 12% de la población económicamente activa (PEA) a formar parte de un incipiente sector privado que pone dentro del contexto del “socialismo irrevocable”, una prueba absoluta de cómo desarrollar la economía. Aunque se dice que todo esto es un experimento, porque la propiedad privada es anticonstitucional, y la costumbre de violar sus propias leyes ha hecho que las autoridades gubernamentales se refieran a estas actividades como ensayos, lo que nunca han explicado es cuántos años más continuarán haciendo pruebas.

Aunque la economía cubana se puede comparar con un volcán que en cualquier momento puede entrar en erupción, el Estado busca más problemas de los que ya tiene, con las nuevas medidas que ha tomado para los cuentapropistas. La tan difundida reforma económica no ha llevado al país por el ansiado camino del desarrollo y lo poco que se considera viable están tratando de restringirlo. Cualquier analista se atrevería a asegurar que en el corto plazo habrá una reacción al respecto.

De todos son conocidas las modificaciones que se han hecho, pero las declaraciones de Marta Elena Peitó Cabrera, viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, se salen de lo común y están llenas de cinismo, cuando afirma: “La más reciente evaluación al desempeño de este sector permitió comprobar, entre otros elementos, que se utilizan materias primas, materiales y equipos de procedencia ilícita”. ¿Cómo es posible volver a descubrir Las Américas? Si el único importador es el Estado y no les vende a los trabajadores lo necesario para producir: ¿de dónde van a sacarlo? Se sabe que, de la receptación, que proviene de las ventas de los que les roban a las empresas estatales y de los dirigentes corruptos que negocian con los particulares; pero todo ello siempre ha sido con el beneplácito del régimen que lo permite para que la gente esté entretenida en solucionar su nivel de vida y se despreocupe de la política.

Para los que piensan que se realizarán nuevas autorizaciones cuando concluya el llamado “perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia”, habría que recordarles que este es el país del “nunca jamás”. Hemos pasado por eso mismo muchas veces y lo que se queda pendiente acostumbra a olvidarse.

Dentro de las medidas anunciadas, parece demasiado tomada por los pelos la que plantea que los cuentapropistas solo podrán salir del país por espacio de tres meses, remitiendo esta decisión al hecho de que está en correspondencia con lo que se les aplica a los trabajadores del sector estatal. Sin embargo, la realidad es que algunos cubanos que ya se han hecho residentes en el exterior han decidido poner negocios y que los controlen sus familiares y otros se van a vivir afuera para disfrutar de las ganancias de sus actividades privadas en el país, algo que quiere suprimir la gerontocracia.

Sin embargo, dentro de los que más les molestan están los transportistas y en particular “los boteros”, a los que desde meses atrás les han declarado la guerra; pero no han podido acabar con ellos incluso tratando de poner al pueblo en su contra. Hace unos días el espacio “Cuba Dice”, que se transmite por el Noticiero Nacional de Televisión en su horario estelar de las 8:00 p.m., tuvo como tema “el somatón”, y las múltiples opiniones que habían de cómo era posible que los boteros con los autos tan viejos pasaran las restricciones técnicas de estos equipos. Conociendo el actuar del régimen esto quiere decir que ni pagando 50 CUC “por la izquierda”, como se hace en estos momentos, algunos carros pasarán este control técnico.

Es por eso que se les han propuesto trabajar para una empresa estatal, lo que implicaría poner sus autos a disposición de esta entidad oficial, y como “premio” se les cobraría la gasolina a precios regulados, cuando fuera posible. No obstante, como siempre, tienen sobre sí la amenaza que al crear esta empresa una ruta —que se conoce como línea— los privados no podrán recoger pasaje (botear) en ese trayecto.

A un grupo de cuentapropistas, que en estos momentos tienen los mayores ingresos, entre ellos los arrendadores de vivienda, servicios constructivos y gastronómicos en paladares y bares; así como para los ya mencionados transportistas (estos últimos solo en La Habana), se les comenzará a exigir la creación de una cuenta bancaria con trascendencia fiscal, en la cual se deben ir reflejando las operaciones de ingresos y gastos relacionadas con la actividad que ejercen y que estará a la disposición del control y la verificación de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT).

Como se puede imaginar, todas estas modificaciones trascenderán al turismo, que en estos momentos se destaca como una de las fuentes que más divisas aporta al país; pero al régimen solo le interesa controlar la economía, para a través de ella poder también dominar la política. No obstante, en esta ocasión hay muchos intereses que se están viendo afectados; habría que esperar para ver hasta dónde los nuevos estratos sociales que se han creado van a aguantar que se les complique la pista de carreras.

Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz